jueves, 28 de julio de 2016

Clase Nº 14 - 2016 - Yo y mi casa serviremos al Señor. 2


Clase Nº 14
Yo y mi casa serviremos al Señor 2

Texto Josué 24.15:  Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová.

Objetivos:
-          Que cada integrante de la célula tome decisiones de cuidar su familia.
-          Que pueda transmitir los valores espirituales en su hogar.
-          Que pueda ser un ejemplo con su propia conducta.
-          Que priorice su relación matrimonial.

Introducción:
Veíamos la semana pasada que luego de derrotar a sus enemigos Josue va a confrontar al pueblo de Israel para que no se contaminen con las costumbres de los pueblos cananeos y les manifiesta que mas allá de lo que ellos hicieran él ya había tomado su decisión de seguir a Jehová y que en esa decisión también estaba incluida su familia.
Josue se va a poner como ejemplo “Yo y mi casa serviremos al Señor”
Vamos a seguir viendo estas decisiones que tomó Josue.

Desarrollo
I) Nuestras declaraciones deben ir acompañadas de decisiones
Frente a los que nos pasa debemos tomar decisiones firmes..
Tenemos que tomar decisiones para liderar nuestro hogar, lidera tu casa con sabiduría, determinando que entra y que no entra en ella.
Así como cuidamos y alimentamos físicamente a nuestros hijos, y procuramos que estudien y se preparen, también debemos estimularlos a que desarrollen su vida espiritual, exponiéndolos a la presencia de Dios,
Debes mostrarle a Dios en tu casa, en las pequeñas cosas de cada día, no un Dios de fin de semana, que vive en el templo.
Nuestros hijos deben sentir nuestro apoyo incondicional y deben saber que creemos y confiamos en ellos. Pero nunca esta creencia debe ser una obsecuencia que no nos permita ponerle límites a su conducta.

2) Decisiones en el Matrimonio
Josue declara, Yo y mi casa…
Debemos tomar decisiones firmes frente a lo que atenta contra nuestro matrimonio y frente a la decisión de tener un matrimonio para toda la vida.
Sin Dios el matrimonio es solo un pacto puramente humano, Dios ocupa solo el lugar de testigo pero no es parte.
Lo importante no es que Dios solo sea testigo sino parte, que es lo que nos asegura su bendición y su presencia activa en nuestro matrimonio.

Preguntas para debatir:
¿Estas guiando a tus hijos en una vida espiritual?
¿En tu casa pueden ver en vos a un verdadero cristiano?
¿Cuidas lo que entra en tu hogar (Internet, televisión, etc.?
¿Está Dios presente en tu vida matrimonial?

Acciones prácticas.
-          Si hay cosas que no deberían estar en tu casa toma la decisión de sacarlas.
-          Interesate en lo que están haciendo tus hijos, donde van, con quien andan.

-          Reafirma en tu matrimonio que Dios es la prioridad de esa relación.

  PARA RECIBIR POR E-MAIL LAS CLASES DE CÉLULA
 suscribite en este link: 
Te va a llegar un mail para que confirmes tu suscripción para Reflexiones para vos
Vas a recibir las clases y las reflexiones

 Bendiciones
                                                        COMUNIDAD ELSA SOMBRA
                                                            CATEDRAL DE LA FE
                                                 escueladevidasombra@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario